6 de marzo de 2009

La lógica de Hierro


Por Carlos Del Frade

Hay despidos pero se ocultan los nombres, las identidades de los despedidores. Eso no importa. No tiene una mayor significación en la Argentina del tercer milenio.

Es que la lógica del capitalismo es aumentar la tasa de ganancia a costa de la explotación del medio ambiente y los trabajadores. Una verdadera lógica de hierro.

En los últimos veinte años, la especulación financiera sirvió para disfrazar semejante naturaleza y multiplicar riquezas en pocas manos.

Hasta que los bancos quebraron.

Reapareció la palabra tapahuecos por excelencia: crisis.

Palabra tapahuecos y justificadora de lo mismo de siempre, aquella lógica implacable del sistema.

Por la crisis internacional financiera, los empresarios de estos arrabales del mundo -tal como lo hicieron en los años noventa del siglo veinte- comenzaron a despedir trabajadores.

Reducir costos para mantener sus tasas de ganancias.

Despedir por las dudas, pero siempre, siempre, aumentar o mantener sus tasas de ganancias y, de paso, planchar aún más el valor del trabajo humano, físico o intelectual.

Y como la matriz de aquella década sigue invicta, nadie preguntó o cuestionó la situación de los inmaculados empresarios, simplemente hubo condolencias para los arrojados al agujero negro de la desocupación y -eso si- subsidios a grandes industrias y firmas para mantener los puestos laborales.

El Estado o los estados ayudando a los más poderosos.

Curiosa interpretación de la realidad.

Los despedidores serán ayudados por los estados.

Una vez más, en los últimos meses de 2008, entre noviembre y diciembre para ser más exactos, volvieron las cifras que esconden historias de carne, sueños y huesos.

Para el asesor de la Central de Trabajadores Argentinos, Horacio Meguira, en esos sesenta días finales de 2008, "se han perdido 47.000 puestos de trabajo y otros 14.700 estuvieron en riesgo".

Al mismo tiempo que anticipó que los principios de 2009 no apuntan a mejorar la situación de los trabajadores: "De enero ya hay cifras oficiales del Ministerio de Trabajo sobre procedimientos de crisis y se propusieron modificaciones a 8.700 puestos".

Para Meguira, el Ministerio de Trabajo de la Nación, "no ha variado su estrategia y sólo intenta preservar la gobernabilidad de los conflictos... La estrategia de algunas patronales es suspender a sus empleados para desconectar el conflicto, ya que al momento de despedir, echarán a trabajadores que no están en la fábrica. Así como la crisis internacional comenzó en el ámbito financiero pero continuó en los seguros y el sector productivo, con el empleo ocurrirá lo mismo. Empezó en los sectores periféricos e indefectiblemente llegará al trabajo formal", afirmó el asesor de la CTA.

Detrás de cada número, una historia humana queda mutilada de futuro y ausente de sentido para el presente.

Como en los años noventa, la lógica de hierro del capitalismo se florea con toda impunidad en estas pampas: sacrificar seres humanos en el altar del dios riqueza.

Mantener la tasa de ganancia sea como sea.

De eso se trata la famosa lógica de hierro.

Castigar a los ya castigados.


*Publicado por Agencia de Noticias Pelota de Trapo

0 comentarios: