15 de abril de 2009

Proyecto Sur frente al discurso del gobierno municipal por el conflicto de la Estación Belgrano

En estos días los medios de comunicación de nuestra ciudad se hicieron eco de una intimación del ADIF (Administrador de Infraestructura Ferroviaria) al Ejecutivo Municipal por el derribo de un muro lateral de la Estación Belgrano en el marco de las obras encaradas por el municipio para la restauración de la misma.

Como es habitual, este gobierno municipal confunde y engaña a la ciudadanía.
La intimación no es para detener las obras que se están realizando, es para que no se modifique la estructura de la Estación Belgrano, cuya función debe seguir siendo la de una terminal de trenes, por lo que acertadamente la ADIF, autoridad a la que le compete esta cuestión, no debe permitir que se hagan modificaciones que vayan en detrimento de una futura rehabilitación de la estación para que en ella se desarrolle la actividad para la que fue construída, la partida y el arribo de trenes.


Se puede discutir si el paredón en cuestión hacía más insegura la zona o no, y la forma en que la ADIF reclamó al municipio, pero no se puede discutir que una cosa es refaccionar y otra reestructurar.

Por eso es necesario aclarar algunas cuestiones que desde el municipio siempre se encargaron de manipular confundiendo a la ciudadanía.

Estos bienes no son ni del gobierno municipal, ni del gobierno provincial, ni del gobierno nacional. Son de todos nosotros, de cada uno de los ciudadanos, y son los organismos del Estado quienes deben administrarlos en favor de la sociedad toda.
En este sentido, le corresponde al gobierno nacional su administración -a través de la ADIF - y al gobierno municipal le corresponde su custodia. Hoy, el Sr. Corral y el gobierno que integra reclaman que la municipalidad tiene ese “derecho de policía” sobre la estación, y que hay que refaccionarla. Pero nosotros no nos olvidamos que durante los primeros meses de esta nueva gestión municipal las intenciones fueron otras.

Durante el año pasado, se sostuvo que la privatización era la única solución posible para el “mal” de la Estación Belgrano, continuando la idea perversa y neoliberal de los anteriores gobiernos municipales justicialistas: “sin el capital privado no puede hacerse nada en la estación”, la misma lógica menemista de los 90 que llevó a la entrega total de nuestro país y sus empresas.

Por eso creemos que si ahora la gestión Barletta está realmente tan preocupada por la Estación, y quiere ocuparse del desmalezamiento, la limpieza y la seguridad del predio, esto no se debe a la valorización que hace del patrimonio público, sino a que fracasó su proyecto de destrabar el expediente que iba a permitir la instalación de un shopping.

El Movimiento Tren Para Todos de nuestra ciudad denunció durante mucho tiempo esta situación y llevó a cabo diferentes eventos en reclamo de la recuperación de la Estación Belgrano.

Y gracias a estos reclamos y a que no se pudo destrabar el expediente en la ONABE para concesionar el predio a una empresa transnacional (a pesar del intenso lobby ejercido por funcionarios municipales y empresarios) el intendente decidió hacerse cargo de lo que realmente le corresponde: el mantenimiento del predio, y encaró además la recuperación parcial del edificio con fondos que saldrán de aportes del municipio pero que más adelante -bien lo dijo Corral- los reintegrará la Nación.
Queda claro que este es otro engaño de la intendencia, el dinero para el reacondicionamiento será aportado por la nación, no por la municipalidad, según los dichos del propio Corral.

Por otro lado con este “conflicto” Barletta-ADIF, queda al descubierto que al Sr. Intendente no le importa en absoluto que en Santa Fe haya algún tipo de reactivación del sistema ferroviario para que éste vuelva a cumplir su rol social, sólo pareciera interesarle el “trencito turístico”.

En esta ciudad donde tenemos uno de los peores sistemas de transporte urbano de pasajeros -problema que no supo resolver hasta ahora esta intendencia, que además subsidia con fondos municipales, único intendente en el país que llevó adelante tamaño despropósito- también se niega a la posibilidad de recuperar parte de los ramales urbanos de los ferrocarriles, lo cual beneficiaría a más de 200.000 ciudadanos, empleados de comercio y de la administración pública, obreros, estudiantes, con un transporte ágil y sumamente económico como lo sería el tren.
El intendente no habla de este tema porque no le interesa, sólo la provincia contempló en el proyecto del Molino Franchino una pequeña estación de tren urbano.
En este sentido se instala el discurso “imposibilista”, método que también utilizó Menem para justificar la creación del “Estado Privatizado” que hoy padecemos, objetando que este tema no es de incumbencia del gobierno municipal o que urbanísticamente es inviable, o que no sería rentable un sistema urbano ferroviario. Sin embargo, en su discurso sí es muy viable que gran parte de los terrenos ferroviarios sean destinados a urbanización, o sea loteo, venta, negocio inmobiliario.

Somos conscientes de que el municipio no puede encarar una obra como la construcción de trenes urbanos e interurbanos, pero creemos que sí debe estar al frente de las gestiones para que esto se logre con fondos provinciales o nacionales. Este gobierno no lo hace.

Desde Proyecto Sur entendemos como urgente un nuevo sistema de transporte urbano integrado en la ciudad que beneficie de los sectores de menos recursos, ofreciendo un transporte más barato y eficiente, que no esté pensado bajo la lógica de las ganancias de las empresas, sino bajo la lógica de un verdadero “Servicio Público”.
Se debe llevar adelante la municipalización del sistema de transporte urbano de colectivos y las gestiones de un proyecto modesto -pero realizable- de un tren urbano de pasajeros. Empresas municipales, en manos del estado municipal, con participación de los usuarios en el control y cuidado de las mismas. Verdadera participación ciudadana y no caricaturas de “políticas progresistas”. Creemos también que debe llevarse a cabo la articulación del municipio con las distintas instancias de los gobiernos provinciales y nacionales para la urgente rehabilitación de ramales interurbanos que saliendo desde la estación Belgrano, permitan comunicar a la ciudad con el resto de la provincia (especialmente con el norte) y del país. Esto no está en los planes de la actual gestión municipal. Por eso nos decidimos a dar la pelea electoral, para lograr que esta y otras propuestas sean discutidas y debatidas en el Concejo Municipal.

No podemos permitir que nos sigan engañando con falsas retóricas. Tenemos que volver a comprender el valor de lo público, porque el Estado no puede ser utilizado para el negocio privado de unos pocos, sino para beneficio de todos los santafesinos.

Proyecto Sur Santa Fe

1 comentarios:

caro dijo...

El sábado a la mañana se reúnen los vecinos del barrio frente a la estación para realizar un "abrazo simbólico" en apoyo a Barletta. Ahí vamos a estar para difundir lo que pensamos.