1 de marzo de 2010

Lo que esconde el DNU 2010/09

Documento del Interbloque de Diputados

El hecho más escandaloso de estas décadas es que l a riqueza nacional, lo que produce este pueblo, en lugar de haber servido parar su desarrollo y bienestar, ha venido a pagar varias veces una deuda externa que ha sido el eje articulador de un modelo basado en la concentración, la privatización, el saqueo de nuestros recursos y la desigualdad. Deuda en cuya historia se resume la mayor estafa de la historia nacional.
Es inadmisible que, teniendo más de un tercio de la población por debajo de la línea de pobreza, los recursos necesarios para superar esta injusticia sean destinados a seguir sosteniendo un sistema que mantiene la valorización financiera - la cual ya nos llevara a la catástrofe del 2001 y a todo el mundo a la crisis del 2008 que aún continúa- o se pretenda


Ha llegado la hora de honrar la deuda interna y destinar los recursos de los argentinos a sufragar las necesidades de los argentinos. Las necesidades de los trabajadores desocupados, ocupados, o jubilados, el sistema de salud, el sistema educativo, el crédito para las pymes y la construcción de viviendas para que todas las familias argentinas tengan un techo seguro y una vida digna.
Es irracional y antipatriótico que estas necesidades básicas se sigan postergando para pagar una deuda que está siendo investigada en varios de sus tramos por nuestra justicia federal o que se pretenda pagarla con nuevos ajustes neoliberales.
Es indigno que nos dejemos apurar por los mismos acreedores que nos vaciaron en el 2001 y que hoy se encuentran en su punto de mayor debilidad.
Es vergonzoso que la discusión sobre el fondo del problema se enmascare con debates técnicos o políticos sobre la legitimidad o ilegitimidad de los decretos de necesidad y urgencia (DNU).
Tampoco podemos acaptar que sectores políticos que votaron junto al gobierno nacional la apertura del canje de deuda en noviembre de 2009 (lo que terminó dando origen al DNU en cuestión) pretendan ahora tergiversar nuestra clara posición, señalándonos como funcionales a la política oficial.
Los once diputados y diputadas que integramos el interbloque Movimiento Proyecto Sur sostenemos que ha llegado el momento de pararse frente a la estafa y, por primera vez, avanzar en una auditoría integral de la deuda.
Por todas estas razones, afirmamos:
1) Nuestra oposición al DNU 2010 que pretende utilizar reservas del BCRA para el pago de una deuda externa que jamás fue sometida al control del Congreso.
2) Nos negamos a forzar una sesión especial con el solo objetivo de rechazar el DNU sin incorporar propuestas que se encaminen a resolver los verdaderos problemas de la Argentina. En este sentido y por esta razón sostenemos:
a) Nuestra negativa a la convocatoria de cualquier sesión especial sobre el DNU 2010 que no incluya en el orden del día la formación de una comisión bicameral que haga suya la investigación que viene realizando el Juzgado Federal Penal Nº 2 de la Capital Federal sobre la totalidad de la deuda externa argentina (Plan Brady, Blindaje, Megacanje, Canje Kirchner- Lavagna, etc.).
b) Que las reservas del Banco Central solo pueden ser utilizadas en inversión productiva destinada a la reconstrucción de las industrias básicas argentinas (petróleo, ferrocarriles, industria naval), y a la puesta en marche de un proceso de reindustrialización con genuina generación de empleo y fuerte desarrollo tecnológico. Es para tal fin que proponemos la creación del Fondo Nacional para el Desarrollo, conscientes de que es necesario cambiar nuestra matriz productiva para terminar con el modelo de endeudamiento.
c) La necesidad de una inmediata convocatoria a la Comisión de Presupuesto y Hacienda, con la presencia de los titulares de Economía, del Banco Central y de la Secretaría de Financiamiento, para instrumentar la reformulación del Presupuesto 2010, que a esta altura, es solo un dibujo insostenible en el marco de un agujero fiscal cercano a los 90.000 millones de pesos.
d) Solo acompañaremos la iniciativa de discutir el DNU 2010 si se incorporan las cuestiones hasta aquí señaladas y muy particularmente la referida a la revisión integral del endeudamiento. En este sentido y para este objetivo reclamamos que las fuerzas políticas que la promuevan se comprometan públicamente a votar afirmativamente la Auditoría Parlamentaria de la totalidad de la deuda.
El modelo económico en base a endeudamiento que venimos soportando por más de tres décadas en la Argentina ha terminado en una catástrofe económica y social estrepitosa.
Si incluimos el pago a los fondos “buitres”, al Club de París y la deuda total de las provincias, el monto de la deuda asciende a 162.000 millones de dólares luego de haber pagado 40.000 millones de dólares durante la era Kirchner (Néstor-Cristina).
Ante semejante carga que pone en peligro la viabilidad de nuestro país, y que condiciona el rumbo de la economía, no se puede seguir soslayando el debate de fondo.
No habrá futuro para las nuevas generaciones sino se abandona el modelo de endeudamiento neocolonial para avanzar hacia un Proyecto Nacional Emancipador.
Diputados nacionales: Fernando “Pino” Solanas, Claudio Lozano, Alcira Argumedo, Jorge Cardelli, Liliana Parada, Miguel Bonasso, Victoria Donda, Eduardo Macaluse, Graciela Iturraspe, Verónica Benas y Cecilia Merchán, y Mario Mazzitelli, secretario parlamentario.

2 comentarios:

Gustavo Ramón dijo...

El articulo es muy bueno, preciso y claro, solo que está incompleto en el segundo párrafo ya que al final dice "o se pretenda..." y alli falta algo para concluir

Natalia dijo...

Hola gustavo, para seguir leyendo el artículo debes hacer click sobre el título. Se abre una nueva ventana con la nota completa. Saludos!